Ir al contenido principal

Visita papal

Una gran parte del pueblo colombiano acudió sin reparos a la cita que puso el Papa Francisco. En su visita recorrió y paralizó cuatro ciudades: Bogotá, Medellín, Villavicencio y Cartagena. Movilizó alrededor de ocho millones de colombianos. El Estado colombiano aportó diez millones de dólares para cubrir los gastos del encuentro, más lo que aportó el Vaticano y algunas empresas que estaban interesadas en la visita. Los medios masivos de comunicacion trasmitieron en vivo y en directo los cinco días que duró el encuentro, transmisión nunca antes vista en esta tierra.

Aunque el Nuncio Apostólico Ettore Ballestros, representante de Ciudad del Vaticano en el país, dijo en entrevista por la W Radio, que la visita papal no obedecia a objetivos políticos. Quedó claro que sí tenía esta finalidad porque la mayoría de sus mensajes fueron en favor de la paz neoliberal que pretende imponer la oligarquía colombiana en la llamada solución política al conflicto armado; la aprobación de la beatiatificación de Monseñor Jesús Emilio Jaramillo, obispo de Arauca y la de  Pedro María Ramirez, sacerdote de Armero, Tolima. Ambos cuestionados por insitar a la violencia en contra de los pobres; y sacando de tajo al sacerdote más querido y recordado por los pobres en Colombia: el padre Camilo Torres Restrepo. Las invitaciones al pueblo en general, al perdón y la reconciliación, sin tener en cuenta que ha sido esta oligarcarquía criolla la culpable de la violencia y miseria que sufre nuestra patria y que no ha pedido perdón por lo ocurrido; hacen ver más claro los objetivos de la visita.

Las grandes conclusiones que debemos sacar de este importante encuentro entre la primera autoridad eclesiástica mundial y el pueblo colombiano son varias:

La primera es el poder económico, logístico, político-militar de esta oligarquía colombiana, que logró la unidad de los sectores burgueses alrededor de la importancia de la visita papal como medio para refrendar y ganar legitimidad ante la comunidad internacional y los colombianos, para que la supuesta solución política al conflicto, sea por medio de la paz neoliberal que pretende implementar e imponer en los acuerdos de diálogo y que la gente se convenza de que este es el camino para aliviar las dificultades de las mayorías oprimidas. Esto se percibe claramente cuando se hace ver a la insurgencia como la causante de la guerra, que somos los malos, los que odiamos, los que no reconciliamos, los únicos que producimos el dolor y muerte en estos años de guerra; como si su aviación no disparara bombas de dos mil kilos que destruyen cualquier rastro de vida; como si los senadores no aprobaran leyes lesivas al pueblo, como si la justicia no fuera nada más para los de ruana, además de corrupta. De lo que estamos seguros es que los revolucionarios no odiamos a nuestros semejantes, sí queremos la reconciliación, defendemos la vida a cualquier precio, soñamos y pensamos en grande, al punto que propendemos por un proyecto de vida digna, de una paz con justicia social y creemos en la utopía del socialismo y el hombre nuevo.

La segunda conclusión es el poder que tienen los grandes medios masivos de comunicación (radio, prensa y televisión) para aglutinar y alienar a las masas; lo que logró que la mayoría del pueblo colombiano se manifestara, se congregara alrededor de la visita del Papa Francisco. No olvidemos que fueron 8 millones los que salieron a las calles a ver y recibir sus mensajes y más los millones de seguidores por television y las redes sociales... ¡Qué poder de alienación tan grande al que nos enfrentamos los revolucionarios!

La tercera, es el poder que tiene la religión en nuestro país, que ahora se disfraza con discurso  humanista, apolítico, pacifista, en defensa de los más necesitados; cuando en realidad en la mayoría de ocasiones ha servido y está a las órdenes de los poderosos, solo basta con recordar el papel de la religión en la violencia partidista del 45 o en la actualidad que alienta a la desmovilización de las guerrillas, sin tener encuenta las causas de la guerra y sin desactivar el conflicto social que vive el país.

Sin embargo, la conclusión más importante es la unidad y sinergia ideológica, político y militar de la clase dominante; que tiene la capacidad de accionar al mismo tiempo todas las formas de lucha, en favor de preservar y proteger sus intereses de clase y pasar desapersivida, sin que el común del pueblo note que en el fondo lo que están haciendo es adoctrinándolo, alienándolo para que se ponga del lado del opresor, del explotador, de su enemigo de clase.

Cómo no vamos a estar de acuerdo con los mensajes papales cuando pregona que tenemos que ser felices, que tenemos que cambiar esta sociedad, que tenemos que soñar en grande, que no debemos dejarnos vencer por el miedo, que creamos en utopías, que debemos salvar nuestra casa común. Claro que los revolucionarios estamos de acuerdo con esa parte; pero a esa verdad le hace falta la realidad y es que esta oligarquía jamás dejará ser feliz, ni soñar, ni creer en utopías al pueblo; mientras sus intereses de explotación, de dominación se vean amenazados.

Nosotros creemos, que la otra parte de la verdad la decía Camilo Torres cuando proclamaba que el deber de todo cristiano es hacer la revolución y que si esta oligarquía no quería entregar el Poder, había que quitárselo por la vía armada. En ese camino seguimos adelante, creyendo en el pueblo, soñando con el socialismo, soñando que el triunfo de la revolución es posible y destruyendo el imperialismo porque es la única manera de salvar nuestra casa común, de encontrar la felicidad y la justicia social que tanto anhelamos todos los colombianos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HECHOS EN EL RÍO BAUDÓ (CHOCÓ)

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

La Dirección del Frente de Guerra Occidental Omar Gómez (FGOc-OG), máximo organismo de conducción de las estructuras del ELN que operan en el Chocó, aclara ante la opinión pública sobre hechos recientes en el Alto Baudó:

1- Por informes preliminares de inteligencia recibidos, se tenía conocimiento de que el señor gobernador indígena Aulio Isaramá Forastero, tenía relación con la inteligencia militar, razón por la cual la unidad que operaba cerca a su comunidad, procede a detenerlo para investigarlo tal como pueden constatarlo los miembros de dicha comunidad.

2- Ya detenido y en camino al lugar del interrogatorio, el gobernador Aulio Isaramá Forastero se niega a caminar y se abalanza sobre uno de nuestros guerrilleros, con el trágico desenlace conocido.

3- En ningún momento se había impartido orden ni autorización para atentar contra la integridad física del señor gobernador Aulio Isaramá. La unidad guerrillera que lo detuvo solo tenía como propósito una…

PRONUNCIAMIENTO GUERRILLERO DESDE EL CHOCÓ

17 de noviembre de 2017
Saludo fraternal y revolucionario a todos los que tengan la posibilidad de leernos en cualquier lugar de Colombia o el mundo. Casi a la mitad del periodo pactado de Cese al Fuego Bilateral Temporal Nacional (CFBTN) vemos la necesidad de comunicar a la opinión pública y al pueblo en general lo siguiente:

1.Hemos leído algunas denuncias por parte de los medios masivos de comunicación sobre supuestas violaciones al Cese por parte del Frente de Guerra Occidental Omar Gómez.

Nos acusan de muerte y desplazamiento en el río Tamaná, en el municipio de Nóvita. Queremos dejar claro que los supuestos “campesinos” de los que hablan los medios masivos de comunicación eran, en realidad, miembros de una banda paramilitar que estaba causando estragos en el municipio de Nóvita. Anexamos el parte de guerra de esta acción.

PARTE DE GUERRA

Departamento del Chocó, municipio de Nóvita, comunidad Cabeceras, sitio conocido como Boca de Tápera o Palicero.

El día 21 de octubre del 2017, d…

Visitas que marcan

Deje la mente en blanco por unos segundos. Ahora imagine un pueblito pequeño, casas de madera con techos de zinc de color oxidado por la lluvia y la salobre brisa del Pacífico. No más de quinientas casas repartidas en 3 o cuatro calles de barro y piedra. Un pueblito a borde del Río San Juan en el Departamento del Chocó. Olvidado por el Estado como tantos otros no solo del Pacífico, sino de todas las latitudes de Colombia.

Ahora, imagine que varias decenas de guerrilleros uniformados y con sus dotaciones decienden de pangas (lanchas) y botes en ese pueblito o caserío, para ser más precisos. Cualquiera pensaría que es una toma militar y que la gente tendría que salir despavorida al ver tantas armas y uniformes juntos. Pero, pasa lo contrario; niños curiosos, madres con niños de brazos y esposos que apenas van a comenzar el día de labores se acercan a este nutrido grupo a saludar. Saludos, sonrisas, apretones de mano y muchos abrazos, todo con arraigado sentimiento y cariño. La gente d…