Ir al contenido principal

Sobre la paz neoliberal en Colombia. Pon




Este texto fue escrito para el foro: Universidad - Sociedad. Desafíos
frente a la implementación de los Acuerdos de Paz. Realizado en la ciudad de Manizales, los días 25 y 26 de septiembre de este año.

Aclaramos que esta es la posición que tiene el Frente de Guerra Occidental Omar Gómez, del Ejército de Liberación Nacional y que acudimos a este espacio porque nos parece necesario debatir sobre estos temas que nos competen a todos los que soñamos y trabajamos por una Colombia diferente y porque fuimos muy gentilmente invitados por la organización del evento que ya contaba en su panel con representantes del gobierno, de la academia, del movimiento social y de las Farc.

Esperamos sus aportes, comentarios, críticas constructivas y todo lo que nos ayude a generar debate sobre los problemas que son de todos.

***

Saludo a todos los asistentes a este Foro.

Agradecemos la invitación que nos hacen desde la organización del evento para dar nuestro punto de vista.

Mi nombre es Uriel y acudo a este espacio como representante del Frente de Guerra Occidental Omar Gómez del Ejército de Liberación Nacional.

Refiriéndome a los temas que nos convocan de los llamados acuerdos de paz y su implementación, planteamos:

El Acuerdo de La Habana, lo que tiene que ver hacia el conjunto de la sociedad, nos parece una buena plataforma reivindicativa para el movimiento social en el país. Pensamos que lo consignado bajo el título de Acuerdos, son letras en el papel... Además, esas reivindicaciones allí planteadas son lo que un Estado Social de Derecho como se supone es Colombia, debe realizar; independiente de la existencia de las guerrillas o de negociaciones con estas.

Los elenos hemos respetado el proceso de los compañeros de las Farc, pero planteamos una postura crítica y de no compartir el Acuerdo de La Habana. Así lo concluyó en una Carta Abierta, la reunión del Pleno Ampliado de la Dirección Nacional del ELN en 2016.

Con respecto a la implementación, vemos que el Gobierno ha dado una muestra de su inoperancia y su no voluntad de cumplir lo pactado. No en vano las cifras de deserciones de las zonas de concentración, testimonio de un panorama que desanima a cualquiera que pretenda llegar a acuerdos con el gobierno. Y si no le cumplió a las FARC en su momento, antes del desarme, ni con los campamentos para desmovilizarse, qué será del pueblito que siempre ha estado relegado al último lugar. Ya tenemos ejemplo de esto en la forma como están implementando los acuerdos de sustitución en el Cauca, Caquetá, Catatumbo y Tarazá, en los que prima la erradicación forzada, la represión y quedan los campesinos sin sustento, detenidos o, peor aun, muertos.

Hay muchas inquietudes sobre la relación que tiene la negociación que realizó las FARC en La Habana con los diálogos que estamos sosteniendo en Quito, de hecho algunos se han atrevido a decir que es una sola negociación en dos mesas diferentes. Sin embargo, nosotros queremos dejar en claro que dentro de la soberanía e independencia de ambas organizaciones, cada proceso, en sus intereses y alcances, es distinto. Por ejemplo, el Comandante Nicolás, refiriéndose al punto de la Justicia Especial para la Paz, señalaba que es muy difícil sumarse a una iniciativa en la que no fuimos tenidos en cuenta para su confección.



En los diálogos que hemos planteado, tenemos un inamovible: la participación de la sociedad como protagonista de la Mesa. Esto, porque es el pueblo colombiano el que debe decir y definir cómo es el país que necesita y en el que quiere vivir. A espaldas de la sociedad los únicos acuerdos que se lograrían sacar serían una actualización de la ya conocida ley politiquera CVY (cómo voy yo). Valga recordar, a modo de contexto, que desde el comienzo los diálogos en su etapa confidencial, teníamos varias aspiraciones; entre ellas, una era que los diálogos se realizaran en Venezuela, en reconocimiento al papel que ha jugado el hermano país en apoyo a las iniciativas populares en Colombia. Y otra, es que todo el diálogo se hiciera de cara al país. Ambas iniciativas fueron desechadas de tajo por el gobierno nacional. La etapa confidencial tardó 44 meses hasta lograr consensuar una agenda conjunta que vio la luz en marzo de 2016.

La participación de la sociedad fue aprobada como el primer punto de la agenda, sin embargo, luego del congelamiento unilateral y caprichoso del gobierno a la apertura de la fase pública de los diálogos, este mismo forzó un cambio de la agenda pactada poniendo al principio el numeral f del punto 5 (acciones humanitarias) e impuso condicionamientos por fuera de los acuerdos para el inicio del punto 1. Por esto es que a casi 8 meses de iniciada la fase pública aún no se ha comenzado con el punto 1 de la agenda.

Actualmente escuchamos al jefe de la delegación del gobierno Juan Camilo Restrepo diciendo en los medios que la participación de la sociedad no debe durar más de tres meses, que solamente mientras aceptemos cesar las retenciones permitirán la participación de la sociedad y, fuera de eso, que dicha participación no será vinculante o decisoria. Cabe recordar que el punto referente a la privación de la libertad, porque ambas partes incurrimos en ella, está contemplado en el quinto ítem de la agenda.

Las transformaciones políticas, sociales y económicas que se requieren en Colombia para alcanzar una sociedad equitativa y con justicia social, serán el resultado de incontables batallas desde los diferentes escenarios y formas de lucha y en cada uno de ellos la participación masiva del pueblo colombiano es necesaria y fundamental.

Algunos analistas han hablado de la Colombia profunda. Lo cierto es que Colombia por sus grandes brechas políticas, culturales y socio-económicas es más fácil analizarla como varias colombias dentro de una sola. En nuestro entorno como Frente de Guerra Occidental Omar Gómez, somos parte del territorio en el pacífico colombiano, ejercemos territorialidad como lo hacen las comunidades afro, indígenas, mestizas y otros sectores sociales y económicos. Muchas de las comunidades con las que compartimos destinos y sufrimientos, padecieron la guerra sucia de las décadas anteriores donde militares y paramilitares en connivencia arrasaban comunidades enteras. Hoy en día sienten el mismo temor que entonces ante las prácticas similares, muchos se sienten desamparados y traicionados luego del camino tomado por las FARC-EP y nos exhortan a no abandonarlos.

La oligarquía, a través de los medios masivos de comunicación, se ha dedicado a generalizar un discurso de paz neoliberal que no tiene en cuenta las grandes brechas de nuestra Colombia y prioriza sus intereses. No desconocemos el drama social y humano que se vive en grandes zonas del país, Chocó entre ellas, pero al igual que en todo el territorio nacional, no es consecuencia del accionar guerrillero. Es el capitalismo voraz, el terrorismo de Estado, el despojo por las multinacionales, es la corrupción rampante, lo que mantiene en el atraso, el hambre, la desnutrición, el analfabetismo y la condena a muerte de gran parte de nuestra población.

Cuando se desconoce la lucha de clases muchos líderes y lideresas, algunas organizaciones sociales y otros que quieren fungir como representantes de las bases, son fácilmente hipnotizados por los cantos de sirenas y, peor aún, hacen eco de ellos promoviendo la paz neoliberal y convocando al pueblo a que defienda los derechos de los opresores y explotadores.

Para concluir, vemos pertinente referirnos al estado actual de los diálogos en Quito. Desde el Frente de Guerra Occidental Omar Gómez mantenemos nuestro escepticismo del alcance real de los mismos, pues a la fecha, incluso la voluntad real de paz del gobierno está en entre dicho. Sobre cese al fuego bilateral temporal acordado para este fin de año no son menores nuestras dudas; las reglas del juego no están claras. Parece que estamos firmando una cheque en blanco y no sabemos si podamos o queramos pagar la cifra que luego escribirán. Además, ¿cómo creer e un gobierno cuya palabra no cumple?

Nos despedimos en rebeldía, con el compromiso inclaudicable de liberación o muerte.

Juventud, estudiantes, el futuro les pertenece, luchemos juntos por él. Cada uno tiene mucho que aportar desde diversas trincheras por la Colombia que necesitamos. Recuerden que las puertas de el ELN siempre están abiertas para las nuevas ideas, la crítica constructiva, el sano debate y para encausar esa rebeldía que llevan dentro. Recuerdo a Salvador Allende cuando decía que “ser jóven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica”.

Muchas gracias por su atención.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EN EL CHOCÓ, CESE AL FUEGO EN PELIGRO

COMUNICADO A LA OPINÓN PÚBLICA Octubre 5 de 2017 En el marco del Cese al Fuego Bilateral Temporal (CFBT) pactado entre el Estado colombiano y el Ejército de Liberación Nacional desde octubre 1 de 2017 hasta enero 9 de 2018, hacemos saber que:
1.El Frente de Guerra Occidental Omar Gómez (FGOc-OG), como todo el conjunto del ELN, hemos manifestado la mejor voluntad para cumplir el acuerdo y lo estamos haciendo.
2.Desde la última semana de septiembre y luego de comenzado el cese, se ha incrementado la presencia militar en las zonas de influencia del ELN, aprovechando el CFBT para sacar ventaja militar.
3.El primero de octubre de 2017 hubo desembarco helicoportado en la comunidad Noanamá sobre el Río San Juan, Chocó.
4.El día 3 de octubre de 2017 hubo desembarco en el Río Minguimalo, afluente del San Juan.
5.El día 5 de octubre de 2017 aparecen unidades militares que se encontraban emboscadas en acción ofensiva en la comunidad Tordó sobre el Río San Juan.
6.Los efectivos militares del 1,…

Visita papal

Una gran parte del pueblo colombiano acudió sin reparos a la cita que puso el Papa Francisco. En su visita recorrió y paralizó cuatro ciudades: Bogotá, Medellín, Villavicencio y Cartagena. Movilizó alrededor de ocho millones de colombianos. El Estado colombiano aportó diez millones de dólares para cubrir los gastos del encuentro, más lo que aportó el Vaticano y algunas empresas que estaban interesadas en la visita. Los medios masivos de comunicacion trasmitieron en vivo y en directo los cinco días que duró el encuentro, transmisión nunca antes vista en esta tierra.

Aunque el Nuncio Apostólico Ettore Ballestros, representante de Ciudad del Vaticano en el país, dijo en entrevista por la W Radio, que la visita papal no obedecia a objetivos políticos. Quedó claro que sí tenía esta finalidad porque la mayoría de sus mensajes fueron en favor de la paz neoliberal que pretende imponer la oligarquía colombiana en la llamada solución política al conflicto armado; la aprobación de la beatiati…

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

Reciban un fuerte abrazo y saludo revolucionario de parte del Ejercito de Liberación Nacional, ELN, en el Chocó.

Un aspecto de la guerra de liberación que venimos desarrollando hace más de 50 años, es defender los territorios en los que nos encontramos y, sobre todo, defendemos y propendemos por las mejores condiciones de vida que la población pueda tener dentro de este sistema que arraza todo lo que toca.

El martes 22 de agosto, en el municipio de Riosucio, departamento de Chocó, tuvimos un enfrentamiento no buscado ni planificado con los paramilitares llamados Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC). Desafortunadamente en medio de este hecho, murió Ana María Mepaquito Cabrera de 22 años, indígena de la comunidad Quiparadó. Esto, a causa de una bala disparada por los paramilitares, según relatan los mismos testigos indígenas.

Lamentamos profundamente la muerte de gente del pueblo en medio de este conflicto, pero aclaramos que no fuimos nosotros quienes produjimos el deceso. …