Ir al contenido principal

Defendemos la vida





A propósito del derrame de crudo de la empresa Ecopetrol

Publicamoss este texto para responder las preguntas que nos han planteado en las conversaciones en redes sociales. Esperamos que resuelvan satisfactoriamente algunas de sus inquietudes y que podamos seguir generando sano debate.

Con respecto a la preocupación por las afectaciones ambientales que puedan traer las acciones del ELN en contra del despojo de hidrocarburos en Colombia, exponemos los siguiente:

Desde hace décadas las compañías petroleras son la cabeza de un selecto grupo que dirige política y económicamente el mundo. Uno de sus papeles ha sido impedir el avance de la tecnología hacia otras fuentes energéticas que amenacen su poder, pero que podrían tener menos impacto ambiental.

Detrás de las acciones contra las multinacionales y las empresas petroleras hay en esencia un elemento de defensa de la soberanía; no en vano, desde nuestros orígenes asumimos el nombre de Ejército de Liberación Nacional. Esto no solamente ocurre aquí en nuestro país; a lo largo y ancho del mundo, movimientos revolucionarios, organizaciones insurgentes e incontables expresiones amplias y legales han defendido la soberanía sobre los elementos naturales de sus territorios. 

En Libia, por ejemplo, después de la muerte de Gadaffí, y la posterior invasión al país; los rebeldes nacionalistas incendiaban los pozos de petróleo con la consigna de que preferían que el petróleo ardiera en su tierra a que se lo robaran los extranjeros.

Otro ejemplo para no ir muy lejos, es el caso de la etnia U`wa en el oriente colombiano, con el lema “Colombia es U´wa”, en su lucha contra la compañía Oxy. Estos indígenas consideran que el petróleo es la sangre de la Madre Tierra y al sacarlo, la están matando.

Nosotros, frente a muchos casos de extractivismo como el oro, el petróleo y otros elementos naturales, consideramos que lo ideal sería dejarlos donde están con el fin de mantener el equilibrio natural; pero ante la imposibilidad de impedirlo, procuramos que se haga un aprovechamiento racional con beneficio a las comunidades directamente afectadas y de todos los nacionales.

Es por esta razón que las medidas de presión que se ejercen hacia las empresas tienen como objetivos; o aburrirlas y que se vayan de los territorios, o que se creen normas de convivencia con las comunidades, que haya un verdadero impuesto social para su beneficio, y un impuesto de guerra para poder seguir desarrollando la revolución.

En casi tres décadas que llevamos en esta batalla permanente contra las multinacionales petroleras también hemos depurado la técnica militar para realizar las acciones. Descubrimos que el tubo no siempre hay que reventarlo; causando una abolladura suficiente, sin romperlo para evitar derramamiento, se altera la presión interna y obliga a detener el bombeo para hacer reparaciones. Esta técnica es compleja ya que si la carga explosiva es muy poca, no causa ninguna afectación al bombeo, y si es mayor, causa alguna ruptura, y la presión del tubo se encarga de terminarlo de romper, con el consabido derramamiento. En los últimos años la orientación ha sido abollarlo, pero en la medida en que la custodia sobre el tubo aumenta (hay batallones enteros con esa misión exclusiva), el margen de maniobra para las unidades operativas es menor; así que toca actuar con afán y bajo presión, haciendo más factibles los accidentes.

Los medios masivos cumplen su papel al servicio de la oligarquía, mostrando solamente los casos en que hay una afectación ambiental, pero según cifras, en estas décadas de batalla, el consolidado de tiempo en que se ha obligado a detener el saqueo del petróleo gracias a las acciones del ELN suma 10 años con un índice creciente de abolladuras sin derramamiento, demostrando la efectividad de nuestro accionar y en últimas, evitando el saqueo de millones de barriles de crudo.

No negamos el daño ambiental que se ha causado con nuestras acciones, sabemos que la revolución social incluye la defensa y protección del ambiente, pero tenemos claro que no somos los principales autores del impacto ambiental negativo que se da en nuestro país. El mero hecho de la extracción petrolera causa serias afectaciones ambientales; no en vano la sequía en los Llanos Orientales, por no mencionar las más de 10 concesiones de Fracking que hay en el territorio nacional con consecuencias mayores.

La Táctica vigente del ELN consta de 9 puntos, el sexto es: Ambiente, hábitat y naturaleza, fruto de haber hecho conciencia sobre el tema ambiental y llevarlo a la práctica en nuestra Organización.

Consideramos que el movimiento ecologista es fundamental en los cambios que se den para la transformación de la sociedad ya que está en peligro la vida misma. Al movimiento revolucionario lo tildan de dinosaurio o salido de época, pero la defensa de la vida contra el capitalismo que, tenemos pruebas fehacientes, la está acabando, es una cosa que nadie puede negar. En el ELN, por lo tanto, defendemos la vida.


.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HECHOS EN EL RÍO BAUDÓ (CHOCÓ)

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

La Dirección del Frente de Guerra Occidental Omar Gómez (FGOc-OG), máximo organismo de conducción de las estructuras del ELN que operan en el Chocó, aclara ante la opinión pública sobre hechos recientes en el Alto Baudó:

1- Por informes preliminares de inteligencia recibidos, se tenía conocimiento de que el señor gobernador indígena Aulio Isaramá Forastero, tenía relación con la inteligencia militar, razón por la cual la unidad que operaba cerca a su comunidad, procede a detenerlo para investigarlo tal como pueden constatarlo los miembros de dicha comunidad.

2- Ya detenido y en camino al lugar del interrogatorio, el gobernador Aulio Isaramá Forastero se niega a caminar y se abalanza sobre uno de nuestros guerrilleros, con el trágico desenlace conocido.

3- En ningún momento se había impartido orden ni autorización para atentar contra la integridad física del señor gobernador Aulio Isaramá. La unidad guerrillera que lo detuvo solo tenía como propósito una…

PRONUNCIAMIENTO GUERRILLERO DESDE EL CHOCÓ

17 de noviembre de 2017
Saludo fraternal y revolucionario a todos los que tengan la posibilidad de leernos en cualquier lugar de Colombia o el mundo. Casi a la mitad del periodo pactado de Cese al Fuego Bilateral Temporal Nacional (CFBTN) vemos la necesidad de comunicar a la opinión pública y al pueblo en general lo siguiente:

1.Hemos leído algunas denuncias por parte de los medios masivos de comunicación sobre supuestas violaciones al Cese por parte del Frente de Guerra Occidental Omar Gómez.

Nos acusan de muerte y desplazamiento en el río Tamaná, en el municipio de Nóvita. Queremos dejar claro que los supuestos “campesinos” de los que hablan los medios masivos de comunicación eran, en realidad, miembros de una banda paramilitar que estaba causando estragos en el municipio de Nóvita. Anexamos el parte de guerra de esta acción.

PARTE DE GUERRA

Departamento del Chocó, municipio de Nóvita, comunidad Cabeceras, sitio conocido como Boca de Tápera o Palicero.

El día 21 de octubre del 2017, d…

Visitas que marcan

Deje la mente en blanco por unos segundos. Ahora imagine un pueblito pequeño, casas de madera con techos de zinc de color oxidado por la lluvia y la salobre brisa del Pacífico. No más de quinientas casas repartidas en 3 o cuatro calles de barro y piedra. Un pueblito a borde del Río San Juan en el Departamento del Chocó. Olvidado por el Estado como tantos otros no solo del Pacífico, sino de todas las latitudes de Colombia.

Ahora, imagine que varias decenas de guerrilleros uniformados y con sus dotaciones decienden de pangas (lanchas) y botes en ese pueblito o caserío, para ser más precisos. Cualquiera pensaría que es una toma militar y que la gente tendría que salir despavorida al ver tantas armas y uniformes juntos. Pero, pasa lo contrario; niños curiosos, madres con niños de brazos y esposos que apenas van a comenzar el día de labores se acercan a este nutrido grupo a saludar. Saludos, sonrisas, apretones de mano y muchos abrazos, todo con arraigado sentimiento y cariño. La gente d…